Categorías
Historietas

CASPE, 1924

La revista ilustrada Nuevo Mundo, todo un referente en la prensa de principios del siglo XX, se acercaba a Caspe en la edición del 22 de agosto de 1924. Nuestra ciudad era protagonista a página completa, aunque la información sobre historia y actualidad de la localidad no iba más allá de unas líneas introductorias en las que se loaban las virtudes históricas y la «naciente industria» local. Tras ello, se daba paso a un generoso espacio publicitario para empresas de Caspe (y Chiprana). A través del mismo comprobamos que por aquel entonces se elaboraban en Caspe jabones «El Maño», gaseosas y sifones «La Confianza», chocolates selectos de Santiago Albiac o el exquisito «Anís Compromiso» de Destilerías Piera. Parece no haber duda: artesanalmente hablando, el Caspe de hace noventa y siete años era un lugar más próspero que el de hoy.

TRANSCRIPCIÓN: «Caspe es una ciudad antiquísima, de noble abolengo histórico, que culminó en el célebre parlamento llamado «El Compromiso de Caspe», en el que se eligió rey de Aragón, por muerte de Don Martín el Humano, al príncipe Don Fernando de Antequera en el año 1412. En su reciento se alzaban edificios de clásico sabor medieval, llenos de poesía y de arte, que fueron destruidos en las dos guerras carlistas del siglo XIX. Como recuerdo perenne de su riqueza suntuaria, se conserva el pórtico de la iglesia parroquial. Actualmente es una ciudad progresiva, simpática y hospitalaria, que vive prósperamente debido a su gran riqueza agrícola (5.000 hectáreas de regadío y 20.000 de secano) y a su naciente industria, casi toda ella dedicada a productos del campo. El aceite de oliva que producen sus fábricas es de finura extraordinaria y que se destina a la exportación. Es Caspe una ciudad bien regida por sus autoridades. El alcalde de Caspe, D. Maximiliano Masip, es persona cultísima, de una simpatía personal extraordinaria, y que dado su amor a esta importante ciudad, está haciendo una labor grande y beneficiosa en favor de Caspe. Seguramente, y dado su profundo conocimiento de su tierra y de su tenacidad, marcará honda huella de su paso por la Alcaldía que usufructúa a satisfacción plena de todo el vecindario y comarca, en donde es persona queridísima».

Una respuesta a «CASPE, 1924»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: