Categorías
Recomendaciones

La Baja Edad Media, un tiempo de crisis

Hoy les proponemos un libro -todo un clásico- para entender mucho mejor el contexto histórico de El Compromiso de Caspe: Las claves de las crisis en la Baja Edad Media (1300-1450), de Esteban Sarara. A través de la narración nos acercamos a un tiempo de diversas crisis interrelacionadas que se van sucediendo durante los siglos XIV y XV: si ya el estancamiento económico y el aumento demográfico resultaron problemáticos, todo empeoró con la llegada de la temible Peste Negra y las consecuencias en cadena que acarreó. No obstante, las crisis se manifestaron en distintos planos: social, económico, político, e incluso de valores.

Cabe añadir que, a pesar de todos los avatares a los que los europeos de la época se enfrentaron, las crisis de la Baja Edad Media marcaron un punto de inflexión. Porque en los años finales de la Edad Media comenzaron a ponerse en marcha una serie de transformaciones en diferentes ámbitos que, si bien de manera paulatina, acabarían con las viejas estructuras medievales. El ocaso de la Edad Media fue también un  tiempo de importantes novedades técnicas como fueron el molino de viento, los nuevos cultivos, la imprenta, la llegada de la pólvora y las mejoras financieras y mercantiles, si bien las transformaciones no fueron homogéneas y se desarrollaron en diferentes momentos temporales y con desigual intensidad en los territorios del continente europeo. Las crisis de la Baja Edad Media transformaron para siempre el dibujo de Europa en cuanto a estructuras políticas, económicas, sociales, culturales e incluso ideológicas.

El profesor Sarasa consiguió con este trabajo desmitificar el período de la Baja Edad Media, pues, tradicionalmente, los libros de texto sobre este momento histórico enfatizan en los aspectos negativos (Peste Negra, hambruna, Guerra de los Cien Años…) de los últimos años de la Edad Media y, en especial, el siglo XIV. Sin embargo, Esteban Sarasa planteó una versión que, sin obviar todas las penurias de la época y presentando un minucioso análisis de las causas y consecuencias de las crisis, presentó la Baja Edad Media como un momento de transformaciones en cierto modo positivas para el conjunto de los europeos e incluso de oportunidad ante la adversidad.

La obra, que abarca un tema poliédrico, con numerosos factores a considerar, no resulta en absoluto compleja. Me refiero a su lectura, comprensión e interpretación de la abundante información que se expone. Esteban Sarasa, de un modo sencillo, nos transporta a una etapa muy compleja que, lógicamente, presenta lagunas en cuanto a fuentes documentales. No voy a ahorrar lisonjas porque el libro se las merece: resulta muy útil para comprender cómo la Baja Edad Media supuso mucho más que un momento crítico en la historia europea: de algún modo, el período marcó el paso de la oscuridad hacia la luz, de la Edad Media plena al Renacimiento.  A pesar de haber sido publicada hace casi 25 años, su lectura sigue siendo muy recomendable, y más bajo la coyuntura actual. Es una herramienta muy útil para que en nuestra sociedad aprendamos cómo superar los obstáculos que nos plantea el contexto histórico de la crisis económica que en estos momentos sufrimos. Los europeos de hace siete siglos, tuvieron una crisis (unas, en realidad) mucho más severas que la actual. Y bien que supieron sobreponerse a ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: