Categorías
Historietas

Bujaraloz y el recordatorio de Benito Mussolini

No es un coleccionista y mucho menos un fetichista. Pero las carambolas de la vida tienen estas cosas y José Manuel Arcal conserva, en Bujaraloz, un recordatorio del sepelio definitivo de Benito Mussolini. Decimos definitivo porque tras ser asesinado en abril de 1945, el cadáver del dictador fue desmembrado y enterrado primero en Milán, robado después por un grupo de neofascistas, custodiado en un convento franciscano y, finalmente, entregado a su viuda en 1957.

La tía de José Manuel, Marian Arcal, vivió en Madrid durante una buena temporada. Trabajó en la tienda que la marca Loewe poseía en el Hotel Palace y llegó a encargada. Un día, poco después del enterramiento definitivo del Duce, su viuda, Rachele Mussolini, estuvo de compras en dicha tienda.  Y le entregó este recordatorio a la monegrina no sin antes estampar su firma junto a la imagen de su marido, Benito Mussolini, el Ducce.

Publicado en El Agitador el 16-10-2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: