Categorías
Reportajes

La Tumba de Anfípolis: un espectacular hallazgo arqueológico y un misterio todavía no resuelto

Publicado en El Agitador el 29-4-2015

No hace falta ir a Egipto, a México, o al Próximo Oriente. La vieja Europa todavía contiene tesoros arqueológicos ocultos como bien ha demostrado el hallazgo de la Tumbade Anfípolis, el mayor monumento funerario descubierto hasta la fecha en Grecia. Les proponemos que nos acompañen en nuestro recorrido por la tumba en el que, a través de unas sencillas preguntas y respuestas, conoceremos lo más relevante de la misma.

León
León de Anfípolis

¿Dónde está?, ¿De qué época procede? Proviene del periodo helenístico (siglo IV a.C) y está ubicada en una colina de la región de Serres, en Tracia (norte de Grecia), muy cerca de la desembocadura del río Estrimón. Aunque la primera referencia al lugar proviene del hallazgo de piezas dispersas del León de Anfípolis durante la Primera Guerra Mundial (se cree que, en origen, el felino pudo coronar el túmulo sobre un remate piramidal), el hallazgo se produjo en el año 2012 y hace solo unos meses que los arqueólogos se adentaron por primera vez en la tumba. 

sección tumba
Sección de la tumba

¿Cómo es? Se trata de un túmulo de forma circular que en origen estaba rodeado por un muro de tres metros. La antecámara que da paso a la estructura principal desciende a través de una escalera. Ya en en el interior, la techumbre tiene forma de arco de medio punto y las paredes son de mármol y piedra caliza. Destaca el pórtico cuyo dintel está culminado por dos esfinges de dos metros de altura, también de mármol, sin cabeza; una vez sobrepasada esta entrada el sepulcro se divide en tres cámaras: la primera finaliza con las dos cariátides en altura sobre basa rectangular; la segunda es conocida por el mosaico, y tras ella se accede a la tercera, donde se halla la cista.

Exterior
Exterior del túmulo durante los trabajos.
anfipolis 1
Esfinges decapitadas a la entrada de la tumba. La esfinge es un animal mitológico, con faz de mujer, cuerpo de león y alas; era una suerte de demonio de claro componente negativo, asociado a la mala suerte y a la devastación.
Cariátide
Cariátide a la entrada de la segunda cámara

¿Qué destaca en su interior? En cuanto a los elementos decortativos de Anfípolis cabe destacar, en la antecámara, las dos esfinges decapitadas con restos de pintura en la parte baja de las mismas. Dan entrada a la segunda cámara dos cariátides (estatuas-columnas esculpidas) de 3,67 metros de altura.

Que estas figuras estén presentes en la tumba quizá no sea casual: en palabras del profesor T.Mavrogiannis (profesor de Historia y Arqueología de la Universidad de Chipre), en sí mismas “son un lenguaje político, que nos informa del sistema de gobierno ateniense”, pues Hefestión, el supuesto propietario de la tumba según este profesor, era ateniense.En la segunda cámara resalta un mosaico en el suelo de la misma que escenifica el pasaje del rapto de Perséfone por Hades, el dios del inframundo (al mosaico le falta un gran fragmento circular en el centro). En la tercera cámara cabe citar, además de los restos de las esfinges de la entrada y los fragmentos de una enorme puerta de mármol, una tumba en forma de cista con restos humanos y algunos fragmentos decorativos. También se han encontrado monedas dentro de la misma con la efigie del propio Alejandro.

los5deanfipolis2
Restos óseos encontrados en el interior

¿Han encontrado restos humanos dentro? En el interior de la tumba fueron encontrados algunos restos paleoantropológicos. En la gran cista (3,23 m. de largo), y gracias a las pruebas de ADN, ha podido saberse que los restos óseos hallados pertenecían, al menos, a cinco personas: una mujer de 60 años, dos hombres de mediana edad, un niño y el quinto cadáver sin identificar. Se hallaron también restos de huesos de caballos y otros animales.

Anteriormente, se barajaba una teoría distinta. La responsable del equipo arqueólogo, Katerina Pristeri, afirmó que unos de los restos pertenecían “a un varón con cargo de general”. Estaban en origen dentro de un ataúd de madera que había sido sellado con clavos de hierro y bronce; acompañaban al difunto algunos objetos decorativos.

En definitiva, parece ser que en el interior de la cista se introdujeron los restos del supuesto “varón con cargo de general” dentro del atatúd, y posteriormente serían introducidos los cuatro cuerpos restantes (muy probablemente pertenecían a su familia).

mosaic-second-chamber-amphipolis
Mosaico de la segunda cámara

¿Para quién fue construida? Pues lo cierto es que sige siendo un misterio y se manejan varias hipótesis. La teoría de que el León de Anfípolis estuvo en origen colocado en la parte más alta del túmulo conduce a pensar que un general de Alejandro Magno -llamado Laomedonte de Mililene-, pudo ser el inquilino, pues un arqueólogo de los años 40 relacionó a este militar con el felino citado. También E. Rice asegura que los monumentos helenos que están coronados por un león son cenotafios de jefes del ejército (el león como símbolo de la fuerza y resistencia física). En cualquier caso, este animal tiene desde la antigüedad un sentido apotropaico asociado con la muerte. Sin embargo, otras hipótesis apuntan a que pudo estar ocupada por Roxanne, la esposa de Alejandro Magno. Incluso se llegó a pensar que pudiera estar ocupada por el propio Alejandro. En este sentido, los primeros estudios indujeron a pensar que el esqueleto mejor conservado pertenecía a un varón, de piel blanca y cabello castaño o rojizo, rasgos que bien podrían corresponder con los de Alejandro Magno (tal y como se desprende del conocido mosaico de Issos o de varios textos de escritores romanos).

Por otra parte, el profesor de Historia T.Mavrogiannis apuesta por Hefestión, -general y amigo de A. Magno- como propietario del enterramiento; basa su aseveración en la presencia de las cariátides. También la excelente manufactura de éstas llevan a pensar a los expertos que, en efecto, la tumba perteneció a un destacado miembro de la realeza. La última teoría (febrero de 2015) basada en recientes pruebas, afirma que los ocupantes eran familia. A la vez, se baraja es que la tumba fue erigida en honor de la madre de Alejandro, Olimpia (cuyos restos corresponderían al esqueleto parcial de la fémina de 60 años) y que los restos de menor edad serían de los hijos del general Casandro. En cualquier caso, la teoría sobre la supuesta identidad regia de los ocupantes se basa en dos pilares fundamentales: por un lado, las grandes dimensiones de la tumba; por otro, ciertos elementos del diseño y la originalidad del mismo invitan a pensar en que pudo ser obra de Dinócrates de Rodas, el principal arquitecto de Alejandro Magno.

Anfi dibujo
Diseño del interior de la tumba de Anfípolis realizado por M. Lefantzi. / © HELLENIC MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: