Categorías
Explorando el término y alrededores Historia medieval y moderna

LAS BALSAS DE PEÑALBA: EL LÍMITE MEDIEVAL DEL NORTE DE CASPE

Si ya de por sí recorrer el monte con buen tiempo es un ejercicio reconfortante para cuerpo y mente, imaginen que a esa escapada natural y saludable pueda añadirse un encuentro con nuestra historia, con nuestro pasado medieval. Eso es lo que nos hemos propuesto acercándonos hasta el norte del término municipal de Caspe, hasta el límite con Peñalba, allí donde se unen las provincias de Zaragoza y Huesca.

Estando ya ubicados en el espacio, nos vamos al momento temporal. Retrocedemos hasta el año 1154, cuando tras recuperar la población de Caspe para las armas cristianas en nombre del rey Alfonso II, se enumeraban los terrenos que desde ese momento iban a pertenecer a la villa bajoraragonesa. Los límites en el noreste y norte se marcaban en: “[…] el valle de Orrios; y así de sierra a sierra según desciende el agua ante Caspe, hasta las balsas que están el camino de Peñalba; y sierra a sierra hasta el valle de las Horcas […]”.

Seguimos en la Edad Media. En la carta puebla de Bujaraloz de 1205 puede leerse que esta villa confronta con Caspe “en la Balsa de Peñalba hasta Valdeforcas, aguas vertientes”. Al mismo tiempo, un conjunto documental en torno al pleito por la propiedad del monte del Suelto a finales del siglo XIII y comienzos del XIV define los límites de Caspe por el noreste desde “la Barca de Caspe” (también mencionada como “Barca de Trabia”) continuando “desde allí por la enderecera, [sic] a la Charca de Peñalba”, o «por la derecera [sic] o línea recta hasta la Charca de Peñalba», puede también leerse.

Imagen aérea. A la izquierda, abajo, la Balsa de las Planas. En la esquina superior derecha, con forma de lágrima invertida, la Balsa del Rey.

No cabe duda en cuanto a que el valle de Orrios es Valdurrios y que el valle de las Horcas es Valdeforcas. Pero, ¿cuál sería esa balsa o balsas que citan los viejos legajos? La pregunta resulta mucho más estimulante si consideramos que los límites municipales apenas suelen modificarse, por lo que aquella balsa o balsas que nuestros antepasados ya conocían hace 800 años y que utilizaron para definir la demarcación de Caspe, podrían continuar, exactamente, en los mismos lugares.  

En las planas donde se abrazan los términos de Sástago, Bujaraloz, Peñalba, Caspe o Fraga son comunes los saladares, balsas, balsetas e incluso lagunas (y más que lo eran, porque de muchas queda la forma pero ya no contienen agua). Pero fieles al objetivo de esta pequeña investigación nos fijaremos en las más cercanas a la divisoria entre Caspe y Peñalba. Gracias a la información facilitada por buenos conocedores de nuestros montes (mi agradecimiento a los hermanos Fillola y a Miguel Ángel Gracia) y tras recoger el guante lanzado por José Manuel Arcal (del que también hemos tomado buena parte de la documentación) recorrimos semanas atrás las balsas más cercanas al límite entre ambas poblaciones. Hemos localizado tres. Y tienen, además, nombre propio:

LA BALSA DE LAS PLANAS. Si dejamos la carretera A-2410 (Caspe-Candasnos) en el llamado Pilón de Hierro, encontramos la Balsa de las Planas a tan solo 700 metros del actual límite provincial. De buenas proporciones, se halla junto a las ruinas del Corral de Bernabé. No es extraño verla totalmente seca, como vemos en la segunda imagen.

LA BALSA DEL REY. Muy cerca de la primera se localiza esta balsa de nombre real. De dimensiones algo inferiores su particularidad radica en que un camino precario -aunque practicable con el coche- la rodea. Al igual que la Balsa de las Planas pertenece a Peñalba.

LA BALSA DE MATADIABLOS. Algo más hacia el norte, a 850 metros del pilón “Matadiablos”, se localiza la Balsa que toma su nombre del citado pilón o vértice geodésico. Como vemos en la foto es “moderna”, si bien años atrás era de tierra.

Los mapas nos revelan que la Balsa de Matadiablos se encuentra exactamente en la línea que parte los términos de Caspe y Peñalba, aunque dentro de los límites de la provincia de Zaragoza. ¿Se trata, por tanto, de la Charca o Balsa de Peñalba que individualizan algunos documentos? Difícil afirmarlo. Debemos considerar que quizá el inexorable paso del tiempo junto a la impía mano del hombre hayan transformado estos paisajes y las balsas de hoy nada tengan que ver con las de ayer. O sí. Quién sabe.

3 respuestas a «LAS BALSAS DE PEÑALBA: EL LÍMITE MEDIEVAL DEL NORTE DE CASPE»

Muy interesante!! Yo me inclino a pensar que sí que son las mismas balsas, pero han cambiado la denominación. Quizá porque en el siglo XIII solo existiera una y no dejara lugar a dudas, y con la realización de otras hubiera que darles nombres distintos.

Estoy seguro de que algún día, quizá dentro de poco y quizá dentro de muchísimos años, nos proporcionará las respuestas a tu pregunta final.

Un abrazo.

Después de esa dedicación, estaría bien poner un monolito, que identifique las balsas y la ciudad, si los lindes son claros.Completaría paseos saludables que invitan un almuerzo en compañía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *