Categorías
Entrevistas

Ninos y Lero Giménez: «el gitano es de espíritu libre»

Aunque hay preguntas y respuestas, esto no es una entrevista por mucho que lo parezca. Aunque bien podría empezar en plan, “Esto que van dos gitanos y un payo…”, tampoco es un chiste.Se trata, en realidad, de una cita entre dos amigos íntimos (servidor y Ninos) y un tercero (Lero), el hermano de Ninos, al que también conozco desde siempre, desde que era un crío.

Hace mucho tiempo que habíamos hablado de esta cita. Hoy, por fin, Antonio y Manuel, es decir, los hermanos Giménez Amaya, se han citado conmigo. El tema del mercadillo de Caspe ha sido la excusa perfecta para, más que para mantener una entrevista, quedar, beber algo, y picar un poco. Entre tanto, les pregunté unas cuantas cosas y ellos contestaron sin pelos en la lengua. Contamos batallitas, nos reímos, discutimos, en fin, cosas de colegas. Y aquí transcribo todo (o casi todo, que para eso somos amigotes y algunas cosas nos las quedamos solo para nosotros) lo que hablamos durante aquella tarde que cambió a noche sin que nos diéramos cuenta.

A: A ver, vamos al grano que presiento que esto se va a alargar más de la cuenta. Contadme, ¿Qué pasa con el mercadillo?

Ninos: pues que lo quieren cambiar de sitio, del Plano a la explanada que hay junto a la calle Diputación.

A: ¿A la explanada en la que pusieron las vaquillas, la de gravilla?

Lero: sí, pero nosotros hemos pedido que la asfalten.

A: Vamos a ver, entonces, ¿Entiendo que no estáis en contra del cambio de ubicación?

Ninos: En realidad sí que estamos en contra porque nuestra experiencia dice que los cambios siempre acaban perjudicando al vendedor. La venta se resiente. Ha pasado en sitios como en Zaragoza.

Lero: Pero bueno, aún con todo, si lo asfaltan, estamos de acuerdo en mudarnos. Siempre y cuando sea un lugar para siempre.

A: Pues ya me perdonaréis pero no lo veo nada claro. Tengo entendido que el Ayuntamiento ha llegado a una cesión con los propietarios por dos años, y con la pasta que debe costar asfaltar semejante “parcelón”…

Ninos: ¿En serio? Pues a nosotros eso que dices…el Ayuntamiento nada nos ha contado…información omitida.

Lero: Pues vaya tela. A ver si ahora resulta que nos cambiamos de lugar, y en un par de años tenemos que volver a hacer las maletas. Con eso si que no estamos de acuerdo.

A: En cualquier caso, si os asfaltan la parcela, el cambio puede ser para bien. Más espacio, menos problemas con los vecinos…

Ninos: Hombre sí, eso es verdad. Más anchura sí que tiene, con lo que ello conlleva. Pero que sea para siempre ese lugar.

A: ¿A qué te refieres?

Ninos: Pues a que en El Plano meter la furgoneta y la parada delante, que es lo cómodo para trabajar, hacerlo a ambos lados de la calle es imposible por cuestiones de sitio. Allí sí podríamos hacerlo.

Lero: De ahí deriva uno de los problemas del mercadillo de El Plano. Resulta que para tener la furgoneta al lado, los de los puestos madrugamos para llegar antes que el de enfrente. Nosotros aparcamos sobre las 7:30 de la mañana pero no montamos hasta las 8, por no molestar. Pero llegan los de fuera, algunos, y les da absolutamente igual, se ponen a montar muy pronto y claro, con los ruidos molestan a los vecinos.

A: Y luego se quejan también de la porquería que dejáis, según tengo entendido, o de que alguno incluso miccione en la calle.

Lero: A ver, eso de que se mean será algún caso aislado, no me fastidies, que cerca tienen muchos bares. Yo desde luego no lo he visto nunca. De todas maneras, lo mejor sería que nos llevaran a la calle Diputación, como en Ferias, respetando los vados y demás, claro. Ya se comento, y yo creo que seria el mejor lugar.

Ninos: Lo de la porquería, hay que saberlo todo. Esto estaba dentro del “trato” (lo del trato lo pongo entre comillas porque Ninos me aclara que no hay nada escrito). Después del mercado venía la brigada con el “dúmper” y lo cargaba todo. Ahora, desde que la limpieza la lleva una empresa, no digo que peor o mejor, pero como trabajan de otra manera, hay más problemas.

A: Explica eso del trato.

Ninos: mira, en Zaragoza, por ejemplo, allí recogemos toda la porquería, toda la gorda por lo menos, aunque luego pasa una empresa de limpieza. Allí tenemos habilitados cada pocos metros contenedores. Aquí las condiciones no son las mismas. En Zaragoza pagamos 57 € por 8 días de mercadillo; aquí, 2 mercados en el mes nos cuentan 48 €. Haz la cuenta.

A: Vaya diferencia, ¿no?

Lero: Así está el tema. Montar la parada en Caspe es más caro que en ningún sitio del Bajo Aragón. Incluso en sitios de playa como Vinaroz se paga mucho menos, y eso que se vende allí muchísimo más.

A: Y todo esto supongo que lo habréis hablado con el Ayuntamiento

Ninos: Sí claro, hemos hablado con la concejal pero porque solicitamos una reunión nosotros.

Lero: Fuimos a hablar con la Policía Local, con la que por cierto tenemos muy buena relación, y nos dijeron que eso no era cosa de ellos, que teníamos que hablar con los de arriba.

A: Es decir, que promueven un cambio de lugar, ¿y no cuentan con vuestra opinión? Alucinante…

Ninos: La verdad es que sí. Estamos bastante indignaos en ese sentido. Nos han ninguneao.

Lero: De todos modos, esto es lo de siempre. Hace unos meses, durante las obras de la calle Cervantes, nadie vino a decirnos cómo teníamos que organizarnos. Nosotros mismos tuvimos que reubicarnos a nuestro aire.

A: No tenía ni idea de todo esto. En cualquier caso, espero que todo acabe de la mejor manera posible.

Entre tanto, vamos a cambiar de tercio. Tenemos que hablar de vosotros como gitanos, pero unos gitanos bastante peculiares en varios aspectos. Como todo el mundo sabe aquí, nunca habéis renunciado a vuestra parte gitana, pero vosotros de críos os relacionabais más con los payos.

Ninos: Bueno, no te falta razón. Ya sabes que para los payos siempre éramos los gitanos pero para los gitanos, éramos los payos (Bejamín, su padre, es hijo de gitano y paya).

A: Por ejemplo, en cuanto a vuestra formación, fuisteis los primeros gitanos en pisar el instituto y conseguir una titulación (Ninos, tras pasar por BUP, probó suerte en FP y obtuvo el FP1; por su parte, Lero cursó los cinco años de administrativo aunque lo colgó en 5º). Lo del instituto, ¿Por qué? ¿En casa os insistieron en ello, cosa que no ocurre en los demás hogares calés? ¿Influyó en ello vuestro “lado payo”? ¿Vuestras amistades, quizá?

Lero: No sé, quizá algo de eso hay. Pero lo más importante es que nosotros queríamos estudiar. En casa no nos hicieron fuerza en un sentido ni en otro. Y tampoco pienses que en las casas de los gitanos les fuerzan a dejar los estudios. No estudian porque no quieren.

Ninos: De todas maneras, aunque en Caspe fuimos los precursores, no somos tan excepcionales. Hay muchos gitanos con estudios en España.

A: Tu caso, Lero, es todavía más significativo. Me ha contado un pajarito que tenías todo previsto para iniciar la carrera de empresariales y que incluso tenías trabajo asegurado porque tenías enchufe con un alto cargo de una identidad bancaria.

Lero: ¡Jajaja! Bueno no sé si asegurado pero sí que es verdad que un primo hermano de mi padre por la parte paya trabajaba en un bco de Barcelona, en plaza Urquinaona, y me aseguró que si me sacaba la carrera él me metería.

A: ¿Y por qué lo dejaste?

Lero: Un cúmulo de circunstancias. Entre ellas, que mi tío murió de un infarto y ya no tenía tan seguro mi futuro laboral.

A: Os voy a preguntar algo que ya sé, pero estaría bien que le contaseis a nuestros lectores. ¿Cómo llevaban los vuestros eso de que vuestros amigos fueran payos?

Ninos: En casa nunca ningún problema, al contrario. Todavía tienen muy asumido que cuando nos referimos a nuestros amigos, hablamos de los payos. Lero: Y de hecho, a pesar del paso de los años, como sabes, ambos mantenemos el contacto con los colegas de siempre.

Ninos: Mis padres siempre decían que me iba a casar con una paya pero mira, cosas que pasan, conocí a Fefa en una boda, nos enamoramos, y hasta hoy.

A: Y en cuanto a vuestros hijos, ¿les presionáis para que estudien?

Lero: Mucho, pero no te creas que les gusta. Mi hijo sí que quiere estudiar, vamos, de momento; en unos años, te digo.

A: Sin embargo, cuando parecía que vosotros erais los que ibais a cambiar las cosas, el statu quo gitano en Caspe, Sinaí (la hija de Ninos), se casa a los 17 años, ¿Qué te pareció?

Ninos: Pues al principio no muy bien, la verdad, y no por mi yerno, que el chaval es super majo y muy trabajador, sino porque los veía demasiado jóvenes. Sinaí tomó su decisión, no quiso estudiar más y bueno, bien que le ha ido, es feliz, ¡Y ya me ha hecho abuelo!

A: Ahora vamos con otro tema que intriga a alguien que no es creyente: ¿Como es posible que dos tipos como vosotros, normales, algo calaveras (al menos de Ninos puedo asegurarlo), de padres católicos [incluso recibieron la primera comunión según la tradición católica] acaben ejerciendo de pastores evangélicos? ¿Esto cómo va? ¿Me vais a decir que sentisteis la revelación, la zarza ardiente o algo así?

Ninos: Te cuento. Mi primera discusión fuerte con la que hoy es mi mujer fue siendo novios. Ella era evangelista pentecostal (como la mayor parte de los gitanos y como ellos ahora) y yo católico. Cuando pensamos en casarnos surgió el problema, porque yo no cedía pero ella era todavía más dura respecto al tema. Al final, tiramos por la vía de en medio y nos casamos por el rito gitano. Y luego ya ves, un día, como mis padres y hermanos, acabé bautizado en mi nueva fe. Digamos que vivía conforme a la ética secular y ahora vivo según la ética bíblica.

A: Es decir, ¿Que tu nueva orientación religiosa fue influencia de tu mujer?

Ninos: En realidad no. Fue durante la temporada que trabajé en Barcelona en un comercio textil. La gente con la que me juntaba entonces solía acudir al culto y…te lo creas o no en aquel tiempo tuve una experiencia espiritual.

Lero: En mi caso sería muy largo de contar. Muy resumidamente tuvimos contacto con el catolicismo, desde pequeños, pero también con los Testigos de Jehová, con una caspolina que estuvo viniendo durante años a casa y con la que tenía bastantes peloteras, por cierto. Pero nada de eso nos llenaba.

A: Bastantes diferencias entre vuestra doctrina y la de los testigos.

Lero: Sí, ellos postulan que Jesús es hijo de Dios pero no Dios, por ejemplo. Sin embargo, para nosotros Jesús es Dios hecho hombre, como dice el Evangelio de San Juan en su primer capítulo.

A: Creo entender lo que dices (dudaba de que me sirviera de algo lo que estudié en Filosofía). ¿Te refieres a que para vosotros Jesús, es Dios, y creador pero para ellos es solo creado?

Lero: Sí, algo así. Pero bueno, en cualquier caso, respondo a tu pregunta y te explico cómo cambié de forma de pensar, el contacto con Dios me ha servido para transformar una vida llena de pecado en una vida ordenada y llena de amor de Dios para poder ver lo que él ve para poder amar lo que él ama (Jn 21) y para poder aborrecer lo que él aborrece ( Stg 4:4) (esto lo dice de carrerilla).

A: Veo tienes bien sabido tu oficio. Has estudiado mucho, supongo.

Lero: Sí, 5 años con estudios y clases presenciales para obtener el título de pastor evangélico de Filadelphia y ahora curso estudios de Teología, que al terminarlos equivalen a un título universitario.

A: Y tú, Ninos, también estudias.

Ninos: Ahí andamos, sí, soy pastor pero también como mi hermano estudio teología.

A: Por cierto, sé que tenéis vuestro local de culto pero no sé bien cómo funciona el día a día. ¿Eso está abierto a todo el mundo o es un coto cerrado? ¿La ceremonia se parece a esas que vemos por la tele de los afroamericanos, con todos cantando?

Lero: Nuetra iglesia es un lugar para todos. De hecho, nos encantaría que acudiera gente de Caspe. En cuanto a tu segunda pregunta.. digamos que si pero en versión gitana, jajajaja.

A: Hablemos ahora del pueblo gitano y sus costumbres tan arraigadas. Tengo la sensación de que en algunos aspectos, las nuevas generaciones gitanas estáis cambiando las cosas pero en otras no tanto.

Ninos: Algunas sí han cambiado. Sin embargo, en lo esencial seguimos siendo muy tradicionales.

A: Por ejemplo, ¿qué partes de las tradiciones gitanas os convencen más y cuáles menos?

Lero: La parte que más nos seduce, al menos a nosotros los pentecostales es el respeto hacia los preceptos bíblicos, como casarse virgen (pero él y ella), el respeto a los ancianos, la unidad familiar. Tenemos costumbres milenarias, no escritas, pero se están perdiendo muchas.

A: Como por ejemplo vuestra posición sobre el adulterio.

Lero: Eso es. Para nosotros, igual da que sea el gitano o la gitana, el que es infiel o abandona la casa, no tiene que tener derecho a nada, ni a propiedades ni a hijos. Pero las cosas no son así con las leyes españolas.

A: Veíais el programa Palabra de Gitano. ¿Qué opinión tenéis de él?

Ninos: Nosotros desconocemos ese tipo de gitanos, para nosotros es una aberración a nuestra verdadera cultura.

A: ¿Habláis calé?

Ambos: No, conocemos algunas palabras pero no.

A: Por cierto, estáis en contra del aborto, de que los homosexuales puedan adoptar una criatura, de la eutanasia…tenemos claro que sois de derechas ¿no?

Ambos: Bueno bueno, en esas cosas somos tradicionales pero….mira, para que lo entiendas, te vamos a citar algo. Como dice Romanos (1:24-32), «por lo cual también entregó a la inmundicia , en las concupisciencias de sus corazones, de modo que deshonran entre si sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al creador, el cual es bendito por los siglos. Por esto Dios nos entrego a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en si mismos la retribución debida a su estravio. Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entrego a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; estando atestados de toda injusticia, fornicación, perverdidad, avaricia, maldad llenos de envidia, homiciodio, contiendas, engaños y malignidades (…) Que quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte» (espiritual no física). No solo las hacen, si no que también se complacen con los que las practican. En definitiva, no es que seamos de derechas, sino que nos regimos por la palabra de Dios que es la Biblia.

A: Otro de vuestros rasgos fundamentales es la vida tan particular que lleváis. Los gitanos no son tan proclives a entrar en la rueda de trabajo fijo, hipoteca, todo eso, ya sabéis. Esto, en mi opinión, ha jugado en vuestra contra y os ha acarreado durante décadas mala reputación.

Lero: Es que el gitano es de espíritu libre.

Ninos: De todos modos, la mala fama de los gitanos no es justa. Se nos tiene muy encasillaos en la delincuencia cuando hay de todo. Además lo que la gente no sabe es que no hace tantos años a los nuestros les prohibían entrar en los pueblos o solo se permitía que estuvieran unos días. No nos dejaban integrarnos en la sociedad.

A: Pero en Caspe sí os sentís integrados.

Lero: La verdad es que de eso tampoco te podemos decir nada porque nosotros nunca hemos sentido ningún tipo de rechazo. Nunca hemos sentido la necesidad de integrarnos en nada porque siempre hemos sido parte integrante.

Ninos: Amadeo, nos conocemos de toda la vida…tú esto que voy a decir ya te lo sabes. Creo que el secreto de mi hermano y mío es que siempre hemos sido capaces de no mezclar lo gitano con lo payo y viceversa. En ese sentido, hemos tratado de respetar siempre a la mayoría que nos rodeaba. Quiero decir que casi nunca me visteis gitanear como tampoco mi familia lo contrario.

Lero: A mí los amigos me decían que al encontrarme con mi familia cambiaba de manera de hablar.

A: Ya sé de lo que me hablas, éste también lo hacía (risas de los tres).

Bueno, para acabar, lo que toca siempre en El Agitador: libro, peli, disco.

Lero: Libro, Se hizo hombre, de Pablo Hoff; peli, El Silencio de los corderos.

Ninos: Libro, Más que un carpintero, de John McDowell; peli, El nombre de la Rosa

A: ¿Y el disco?

Ambos: pon uno de los Chichos. Nosotros somos muy chicheros.

A: ¡Y yo! Pero a ver, pareja, para cerrar, tengo que haceros la gran pregunta. ¿Por qué narices no hay gitanos rockeros? ¡A todos os gusta la misma música! ¡La vuestra!

Ambos: No hombre no, eso es solo un estereotipo. Estamos de todo y nos gusta todo. Acuérdate de Antonio Flores. Además a nosotros nos molan autores como Alejandro Sanz, Luis Miguel…

A: Joder, vaya plan… mejor nos quedamos con los Chichos (de nuevo risas de los tres).

Y así, entre carcajadas, acabamos la charrada. Hubiéramos hablado durante horas porque estamos muy a gusto. Pero mañana hay que levantarse pronto, coger la furgoneta, y montar la parada.

Publicado en El Agitador el 24-10-2014

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: